XIII Jornadas CERES: En el camino de la innovación digital

La Fábrica Nacional de la Moneda y Timbre acogió los pasados 7 y 8 de febrero las XIII Jornadas CERES (CERtificación ESpañola). Un Congreso que sirve como punto de reunión de las administraciones y empresas bajo el título: “El año de la innovación”. Durante las Jornadas se desarrollaron temas como la transformación digital, avances en certificación, firma e identificación digital, seguridad e interoperabilidad, transformación de las instituciones y nuevas perspectivas. Todos los temas en un marco en el que las administraciones y las empresas del sector tecnológicos visualizan las nuevas realidades y se posicionan en la forma de afrontarlas.

La transformación digital

Durante la jornada se abordó el papel de la transformación digital en las entidades públicas y empresas. La digitalización supone un avance dado que lo que antes se hacía en papel ahora es de manera digital. Para Jaime Sánchez Revenga, Presidente Director General de la Fábrica Nacional de Moneda y Timbre, a cargo de la inauguración junto con el Ministro de Justicia, Rafaél Catalá, “la ciudadanía es la principal afectada por los beneficios que reportan el uso de las nuevas tecnologías que contribuyen a mejorar el bienestar social gracias a un canal de comunicación como es la red”. Las administraciones y empresas se benefician a su vez por la automatización de la gestión de procesos internos.

Las nuevas tecnologías mejoran y hacen más eficientes los procesos y modifican todos los aspectos de nuestra vida. Por su parte, Catalá afirmó que “las relaciones que los ciudadanos mantenemos en nuestra vida cotidiana, las transacciones económicas o la prestación de todo tipo de servicios se desarrollan haciendo uso de las tecnologías que hoy son absolutamente familiares y cotidianas para nosotros”.

En los últimos años se ha asistido a un cambio normativo en materia de transformación digital. Destacan las leyes 39/2015 y 40/2015, por las que se ‘obliga’ a poner las administraciones públicas al servicio de la ciudadanía con los medios necesarios para acceder de manera telemática a todos los servicios que se prestaban de forma presencial. “Con la estrategia digital sumada a la ley 39/2015 estamos haciendo algo más posible el objetivo de que España, la administración española, sea digital en el año 2020”, afirmó el Ministro.

La estrategia digital de implementación e inversión en nuevas tecnologías fue el plato fuerte de la primera jornada. Para Santiago Llorente, alcalde de Leganés, la transformación tecnológica de las administraciones públicas tiene que ir acompañado de “una buena política y verdadera transformación hacia la administración electrónica”. “La clave es el liderazgo y la capacitación. Un papel que corresponde a ciudadanos, empleados públicos y gobierno”.

Dentro de las diversas intervenciones en la materia, cabe destacar la labor realizada por el Ministerio de Hacienda y Función Pública (MIHAFP), y su Plan de Acción para la Transformación Digital (PATD). Ángel Esteban Paúl, inspector de Servicios adscritos a la Inspección General de Hacienda y Función Pública, desarrolló los pasos que se tuvieron en cuenta para la elaboración del plan de acción. Esté plan constituye una prioridad en el MIHAFP por lo que se ha tratado de impulsar al máximo nivel. La planificación adquiere especial relevancia en el ámbito de la administración digital y aunque tiene una aplicación directa limitada, “en última instancia tendrá incidencia en otros ministerios y administraciones públicas”.

De la mano de la transformación digital debe ir la transparencia entendida como principio político. Esta afecta directamente en la estructura y funcionamiento de las organizaciones, en especial en lo que se refiere a la eficiencia. Con la transformación se demanda el derecho al documento electrónico (edocumento), lo que garantiza la sostenibilidad del archivo tradicional y permite introducir sistemas eficientes de gestión de documentos. Es necesario replantear el archivo tradicional y la política de conservación de la información en las organizaciones públicas. Según Javier Amorós Dorda, Subdirector general de Transparencia y Buen Gobierno, “la transparencia es un acicate para la transformación digital de las administraciones públicas y planteará el reto de la comprensibilidad del lenguaje administrativo, que actualmente es incomprensible para el ciudadano y requiere una simplificación”.

La defensa de personas e instituciones

Se abordaron también temas relacionados con la seguridad, la protección de datos o los nuevos retos en ciberseguridad en el ámbito de las adminitraciones.
En lo que se refiere al Ministerio de Defensa, se está asistiendo a un cambio de paradigma en el que la seguridad de la información en red pasa a ser una prioridad. Para José Luis Goberna Caride, General de Division y Subdirector General TIC del Ministerio de Defensa, “la seguridad en los sistemas y servicios es un principio de la estrategia de la transformación digital de la Administración General del Estado para dar confianza al usuario”.

Por otro lado, y aunando la necesidad de digitalizar la información y los procesos administrativos para la ciudadanía, surge la transformación digital de la policía. La policía necesita de una información útil, veraz y rápida. Para ello existe el área de informática que siempre ha estado a la vanguardia de la tecnología, en constante evolución y adaptando los sistemas para facilitar la labor a los policías y mejorar el servicio a los ciudadanos.
Los cuerpos de seguridad necesitan garantizar que la información que aportan y que tienen es la adecuada, por ello se refuerzan las medidas de seguridad, “la seguridad puede generar incomodidad, aunque esta incomodidad es garantía de seguridad”, afirma Pablo Muñoz de Mora, Comisario Jefe del Área de Informática de la DGP del Ministerio del Interior.

Si se atiende a los datos y la protección de datos es necesario hacer referencia al nuevo marco jurídico y el reglamento general de protección de datos que entró en vigor el 25 de mayo de 2016 y cuya aplicación efectiva y directa será el próximo 25 de mayo. Sus principales características son un mayor control, un nuevo modelo de cumplimiento basado en la responsabilidad proactiva, un nuevo modo de supervisión y mecanismos de cooperación para su aplicación uniforme.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies