Reforzar el sistema de pensiones tras la COVID-19

A consecuencia de la incertidumbre acentuada por la crisis del COVID-19 en relación con la sostenibilidad del sistema público de pensiones, y bajo el pretexto de conseguir, tal y como apuntaba Carlos Gorría, director de la Territorial Norte de BBVA, de que las personas puedan “llegar a tomar mejores decisiones” al contar con una mayor información, el diario Expansión, en colaboración con BBVA, organizaba durante la mañana del 26 de junio la webinar “El impacto del COVID en las pensiones”, encaminada a realizar una radiografía completa de la actual situación, con perspectiva de futuro.

El encuentro, comenzaba con la intervención de José Antonio Herce, presidente del foro de expertos del Instituto BBVA de Pensiones, quien desgranaba las principales líneas que han compuesto el Decálogo de preguntas y respuestas sobre el impacto previsional del COVID-19, publicado por el foro durante el pasado mes de abril. A través de esta primera intervención, Herce, destacaba como lo previsional llegó incluso a pasar a un segundo plano tras la emergencia sanitaria vivida durante estos meses. “Suspendimos trabajos importantes, para diseñar el futuro inmediato de las pensiones”, apuntaba. En sintonía con dicho documento, el economista planteaba algunas de las principales cuestiones sobre las que actualmente se debe seguir trabajando, como serían: el Fondo de Reserva de la Seguridad Social, ya afectado antes de la crisis epidemiológica, el devenir de las prestaciones ante el impacto que pueda ejercer sobre estas el incremento de las cifras de desempleo, subempleo o “el limbo de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo” (ERTEs), así como el posible aumento de cobertura de los esquemas de renta básica, a fin de proteger a los pensionistas más desfavorecidos.

Por su parte, Rafael Domenech, responsable de Análisis Económico de BBVA Research, desde una perspectiva más macroeconómica, ponía especial énfasis en la caída del PIB, resaltando que “con solo dos semanas de confinamiento la caída fue del 5%”, pudiendo llegar a registrarse a finales de este año una caída por encima del 10%, ante la paralización de las empresas. “Si la crisis tiene un impacto muy grande sobre la economía, también lo va a tener sobre nuestro sistema de pensiones”, añadía. Con respecto al déficit del modelo público, Domenech recordaba como el panorama actual regido por “gastos al alza e ingresos a la baja van ampliar ese déficit que ya de por sí era importante”. Como solución a esta problemática, el economista llamaba a centrarse en solventar la actual coyuntura desde una perspectiva cortoplacista que evite “que la crisis tenga cierta permanencia sobre el sistema de pensiones”. Para ello, proponía proceder a la protección de nuestro tejido productivo, evitar el paro de larga duración o trabajar para que no se produzca un alza de las desigualdades. En consonancia con lo aportado en numerosas ocasiones por el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, Domenech coincidía en la necesidad de conseguir devolver la certidumbre a la sociedad.

Protección de los trabajadores de cara a la jubilación

Durante el encuentro, también se abordaron otras cuestiones como las denominadas lagunas de cotización, una realidad “poco conocida por el público general” y en la que los autónomos presentarían una desprotección “especialmente aguda”, según lo señalado por Herce. El experto, continuaba añadiendo que, pese a que se produjera un reconocimiento de dichas lagunas, el hecho de que muchos de ellos coticen por las bases mínimas ocasionaría que las pensiones de los trabajadores por cuenta ajena siguieran “siendo muy bajas”. La desprotección del colectivo en diversos ámbitos habría ocasionado que muchos de ellos se vieran obligados a postergar su jubilación, con el objetivo de poder optar a unas mejores condiciones. Es por ello, por lo que llamaba a la protección social tanto de estos trabajadores, como de los no convencionales. Algo, en lo que también reparaba el responsable de Análisis Económico de BBVA Research, quien apostaba por realizar soluciones permanentes en lugar de transitorias que consigan generar un mayor impacto. “Para cualquier trabajador, sea autónomo o sea trabajador por cuenta ajena, las pensiones deben calcularse sobre toda la carrera laboral. Esto ya de entrada sería un avance”, apuntaba. Un primer paso hacia la reestructuración real del modelo vigente que, a su vez, debiera ser combinado con un sistema transparente que proyectara en todo momento la cuantía a percibir durante la jubilación, a modo de poder otorgar una capacidad de reacción a los trabajadores y fomentar los planes complementarios.

La reforma de las pensiones también se posicionaría como uno de los ejes del debate, siendo José Antonio Herce quien quiso hacer hincapié en la necesidad de que el Gobierno manifieste si finalmente las pensiones se revalorizaran en base al IPC, al no existir por el momento una ley que lo regule.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies