¿Qué está pasando con las prestaciones sanitarias de los funcionarios?

Saltaban las alarmas, finales de octubre, ante la enmienda introducida por el Grupo Parlamentario Popular al proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2015, en la que se contemplaba una previsión para que la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface) pudiera hacer frente a los pagos más inmediatos del primer mes de 2015. Ello significó una dotación extrapresupuestaria de 90 millones de euros. Las dudas sobre la estabilidad del modelo asistencial vienen de lejos.

La pérdida de prestaciones sanitarias de los funcionarios públicos es un tema recurrente desde hace ya varios meses. El diario Expansión se hacía eco en noviembre del 2014 de la denuncia recogida por la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), en la que definían como quiebra técnica la situación en la que se encontraba Muface, a pesar de que Hacienda aseguraba “que la cobertura está garantizada por el Estado”.

Después de ello, a finales de diciembre del mismo año los medios apuntaban la pérdida de servicios sanitarios para los funcionarios debido al recorte en la cartera de médicos y hospitales, por parte de las tres grandes aseguradoras que firmaron el concierto con Muface para el año presente (Adeslas, Asisa, DKV e Igualatorio de Cantabria), viéndose reducidas determinadas prestaciones y especialidades entre las que se encuentra la de oncología.

Respuestas de CSIF y Muface

La respuesta ante esta situación ha tomado diferentes carices. Por un lado la de CSIF quien ha puesto en marcha diferentes acciones:

  • Protesta ante el Ministerio de Hacienda: El pasado 2 de febrero CSIF convocó una concentración ante la sede del Ministerio de Hacienda como protesta por los recortes en la asistencia sanitaria del colectivo, que afecta a un millón de funcionarios.
  • Petición de una reunión con Cristóbal Montoro, Ministro de Hacienda: CSIF junto con la Confederación Española de Policía (CEP) y la Asociación Española de Guardias Civiles (AEGC), se han unido para trasladar la problemática y exigir al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas que garantice la asistencia sanitaria en la Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface) y en el Instituto Social de las Fuerzas Armadas (Isfas).
  • Presentación de una queja formal: Los sindicatos de funcionarios, de policía y guardia civiles, a los que se unen los militares (Asociación Unificada de Militares Españoles -AUME-), han presentado una queja formal ante el Gobierno y el Defensor del Pueblo por los recortes que están sufriendo a través de sus mutuas.
  • Campaña en redes sociales y recogida de firmas: Además se ha puesto en marcha una campaña de comunicación en redes sociales bajo el hanstag #SalvemosMufaceIsfas. También se ha lanzado una recogida de firmas a través de la plataforma Change.org. En esta se solicita la firma con el fin de mantener la asistencia sanitaria de los funcionarios, policías, guardias civiles y militares con cáncer.

Muface, por su parte, ha pretendido aclarar la situación mediante una nota informativa sobre la asistencia, publicada el 10 de febrero, como respuesta a las informaciones aparecidas sobre la posible desprotección de los mutualistas en situación de enfermedad.

En la nota se pone de manifiesto que Muface “tiene la obligación de proporcionar, como mínimo, y así lo garantiza, la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud a sus mutualistas y beneficiarios, con todas sus especialidades, y sin necesidad de copagos o fórmulas de aseguramiento complementario”. También que Muface y las entidades de seguro “están obligadas a poner a disposición del colectivo todos los medios asistenciales precisos para cumplir sus obligaciones”, y que el concierto firmado “garantiza la continuidad del tratamiento a los pacientes que ya lo hubieran comenzando a recibir en aquellos recursos sanitarios que dejan de estar concertados, cuando el mutualista desee seguir siendo atendido por estos recursos, en lugar de por los nuevos que se ofertan”, lo que se llama continuidad asistencial.

No obstante ello, no parecen quedar totalmente despejadas las dudas respecto de la continuidad de determinados servicios o prestaciones ni de la situación en la que quedan los funcionarios enfermos afectados por estos recortes.

Las mutuas de los funcionarios civiles y militares

La Administración Central cuenta con tres mutuas para la gestión de la sanidad privada de los funcionarios. En el Ministerio de Administraciones Públicas se creó la Mutua de Funcionarios Civiles del Estado, (Muface). Para los trabajadores de las fuerzas de seguridad del Estado se creó el Instituto Social de las Fuerzas Armadas, (Isfas). Y para los empleados de juzgados se configuró la Mutualidad General Judicial, (Mugeju).

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies