Previsiones para los Presupuestos Generales del Estado 2016

El pasado 10 de julio se aprobaba el techo de gasto para 2016 en Consejo de Ministros. Quedó fijado en 123.394 millones de euros, lo que supone una disminución del 4,4% en relación a los del ejercicio anterior. Este paso constituía el primer peldaño para la futura aprobación del proyecto de Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016, que habrían de estar presentados antes de finales de septiembre según aseguraba el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, quien tenía previsto “cumplir con el mandato constitucional” de que el Ejecutivo presente en el Congreso el proyecto de ley de los Presupuestos Generales del Estado de 2016 “antes del 30 de septiembre”. En términos generales, tanto el presidente del gobierno, Mariano Rajoy como, el Ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro han lanzado el mensaje de que los Presupuestos de 2016 serán los del crecimiento, aunque presididos por la austeridad.

Las últimas informaciones abordadas por eleconomista.es en relación al gasto, apuntan que las partidas que más disminuirán de cara al nuevo año serán los intereses de la deuda y la aportación al Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), debido a la “mejor evolución de la economía y del mercado de trabajo”. Por otro lado, las partidas que subirán de cara al próximo año serán las destinadas a clases pasivas, la aportación a la Seguridad Social, la lucha contra el fraude, las mutualidades o la aplicación de la LOMCE.

Revalorización de las pensiones

Previsiblemente, para 2016 las pensiones de jubilación subirán un 0,25%, el mínimo recogido por la reforma del sistema de pensiones reguladora del Factor de Sostenibilidad y del Índice de Revalorización del Sistema de Pensiones de la Seguridad Social, aprobada en 2013. Una fórmula que determina la subida de las pensiones en función de los ingresos y gastos del sistema de los últimos cinco años y las previsiones para los cinco siguientes cuyo resultado no podrá dar lugar al incremento anual de las pensiones inferior al 0,25%, ni ser superior a la variación porcentual del Índice de Precios al Consumo (IPC) más el 0,5%. Es decir, los límites son una revalorización mínima garantizada del 0,25% anual y, en épocas de bonanza, una subida máxima del IPC más 0,5%.

El Índice de revalorización de las pensiones tiene como objetivo la sostenibilidad financiera del sistema de pensiones garantizando la no disminución de las pensiones en periodos de dificultad y la sostenibilidad del sistema.

La Constitución Española en su artículo 50 se refiere al deber de los poderes públicos de garantizar “mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad.” La pasada Ley de PGE 2015 también establecía la revalorización de las pensiones del Sistema de Seguridad Social así como el Régimen de Clases Pasivas en un 0,25%.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies