Planes de empresa y jubilación tardía, la fórmula de José Luis Escrivá

Una semana más tarde de comparecer ante la Comisión de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá volvía a desgranar el sistema público de pensiones, esta vez ante la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo. Al igual que en intervenciones anteriores, el ministro reincidía en la importancia de conseguir cuanto antes un consenso en materia de pensiones públicas que permita, por un lado, seguir garantizando su sostenibilidad, a la vez que logre paliar la incertidumbre generada en los pensionistas durante estos últimos años.

Es por ello por lo que, a través de su comparecencia, el que fuera presidente de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) apremiaba a los presentes a seguir trabajando en las veintiún recomendaciones que, finalmente no pudieron ver la luz el pasado año y mediante las que se pretende sanear el sistema de la Seguridad Social. “El borrador es un punto de partida excelente para desarrollar el modelo de pensiones del futuro, borrar la incertidumbre en los pensionistas y abordar los retos demográficos”, apuntaba.

Al igual que en intervenciones anteriores, el ministro de Seguridad Social destacaba la solvencia del sistema, pese a seguir registrando una mayor entrada de gastos que de ingresos y “un deterioro del Fondo de Reserva”. No obstante, Escrivá alertaba que tal situación ha dado lugar a teorías catastrofistas sobre el porvenir de la Seguridad Social, provocando que tanto pensionistas actuales, como futuros comiencen a ver peligrar sus rentas. “Un círculo vicioso”, según apuntaba el ministro, que ha impulsado la adopción de ciertos comportamientos con repercusiones negativas en pensionistas y sistema. Su principal objetivo es, según mostraba ante la Comisión, aprobar durante el próximo periodo de sesiones un marco legal mediante el que poder proceder a la actualización de las pensiones en 2021.

Incentivos positivos para revertir la situación

Durante su comparecencia, José Luis Escrivá identificaba la jubilación anticipada y las cotizaciones mínimas de los autónomos, como dos de los principales escollos en el camino hacia la consecución de un sistema sostenible. Para ello, el ministro proponía como solución el endurecimiento de las jubilaciones anticipadas (que durante el 2019 se situaron en un16%), así como el impulso de incentivos positivos que promuevan el retraso de la edad de jubilación. De esta manera, se procedería a reducir este tipo de comportamiento fruto de la incertidumbre que, según lo aportando por el economista, ha mostrado un crecimiento del 66% durante los últimos años.

La intervención, también ponía énfasis en los planes de pensiones individuales y de empresa, mostrando la posibilidad de comenzar a reducir los beneficios fiscales de los primeros, con el fin de empezar a promover los segundos. Para ello, se ponía de ejemplo la situación del País Vasco, en donde a diferencia del resto de España, el 50% de los trabajadores cuenta con un plan de empresa. El motivo por el que se buscaría realizar el traspaso de beneficios fiscales de un plan a otro residiría, según Escrivá, en la mayor rentabilidad que ofrecen los de empresa, así como su accesibilidad a personas con diferentes poderes adquisitivos.

El ministro concluía poniendo a la Seguridad Social a disposición de la Comisión del Pacto de Toledo, y animaba a sus integrantes a presentar un documento con un “lenguaje más accesible”, que pueda ser comprendido sin complejidades por la ciudadanía.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies