Objetivo: mantener y aumentar los ingresos del fondo de reserva

Esta es la afirmación con la que contamos: para finales del año 2017, la hucha de las pensiones, previsiblemente, quedará vacía.

De hecho, la evolución de la misma manifiesta que desde que comenzó la crisis, la cantidad que contiene el fondo ha ido decreciendo, pasando de su nivel más alto en 2011, con 66.815 millones de euros, a los datos registrados en el 2016, ascendiendo a 13.543 millones de euros.

Si bien es cierto, que para eso precisamente se constituyó el fondo de reserva, para el pago de las pensiones, no deja de producir inquietud cómo mantenerlo y en el mejor de los casos, incrementar sus ingresos. Una cuestión que tiene especial urgencia.

En este sentido, por un lado, tenemos conocimiento que el límite de disposición del fondo de reserva asciende al 3%, porcentaje que en principio operaría este año, si bien excepcionalmente no lo hizo durante los años 2015-2016 según estableció la Disposición adicional novena de la Ley de presupuestos generales del estado para 2015.

A ello se refirió, entre otros asuntos, la Ministra de Empleo y Seguridad Social, Fátima Báez en la comparecencia de la Comisión de Seguimiento y Evaluación de los Acuerdos del Pacto de Toledo donde explicó la estimación de cierre de las cuentas de la Seguridad Social de 2016, así como las medidas a adoptar a corto, medio y largo plazo a fin de sanear el déficit que se va a producir. De esta forma, resaltó Báñez: “lo que vamos a hacer es cumplir la ley vigente del Fondo de reserva, que dice que podemos tomar hasta un 3% de los recursos del Fondo de reserva para pagar el déficit de la Seguridad Social. La garantía de las pensiones es, primero, el empleo —y cada día hay más empleo— y, segundo, todo el Estado está a disposición de pago de pensiones, porque el Gobierno va a pagar puntualmente las pensiones”.

Se ha de sumar a lo anterior que según fuentes de la Seguridad Social, se va a intentar no agotar el fondo ya que emitir deuda resulta menos costoso desde un punto de vista financiero, debido a la rentabilidad del fondo de reserva que cuenta actualmente con una ganancia acumulada del 4,5%.

Por otro lado, Nadal Belda, Secretario de Estado de Presupuestos y Gastos, apuntó el pasado diciembre que las pensiones no están en peligro, a pesar de que manifestó en su comparecencia que la principal fuente de financiación del sistema de la Seguridad Social son las cotizaciones sociales, las cuales representan cerca del 90% del total, mientras que en materia de gastos, las prestaciones sociales, principalmente pensiones, representan casi el 95% del total, por lo que existe un desfase que deberá ser cubierto de alguna manera. Ante ello, Nadal ponía de manifiesto que en caso de agotarse serían financiadas por el Estado.

Es esta una de las principales cuestiones trasladadas por la Ministra de Empleo, Fátima Báñez, quien bajo el paraguas del diálogo y el consenso invita a los grupos parlamentarios a abordar la fórmula más adecuada para financiar el déficit de la Seguridad Social.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies