Los funcionarios, militares y policías recuperan terreno

De las tres aseguradoras que firmaron el concierto con Muface a comienzos de año, Adeslas, Asisa y DKV, la primera ha vuelto a incluir la cobertura de oncología médica y radioterapia para los pacientes de la Comunidad de Madrid en los centros del grupo Quirón. De esta manera, 250.000 beneficiarios de Muface, funcionarios, policías y militares empiezan a recuperar parte de la oferta sanitaria que perdieron a principios de año. Además, según fuentes sanitarias, también los funcionarios, tanto de Muface como de Isfas, adscritos a la aseguradora Adeslas volverán a recibir tratamientos en radiología y oncología en los centros del Grupo HM Hospitales en unos 15 días. Todo ello sin que afecte a las primas que actualmente pagan los mutualistas ni a las arcas públicas.

Muface ha insistido en relación a las informaciones vertidas respecto de la desprotección de los mutualistas en situación de enfermedad, que como organismo responsable de la gestión del régimen especial de la seguridad social de los funcionarios civiles del estado “tiene la obligación de proporcionar la cartera de servicios comunes del Sistema Nacional de Salud a sus mutualistas y beneficiarios, con todas sus especialidades, y sin necesidad de copagos o fórmulas de aseguramiento complementario”. Lo hacía oficialmente a través de una nota informativa a comienzos de mayo, no obstante, el colectivo de funcionarios, policías y militares no ha parado en este sentido.

Cabe recordar entre los hitos más recientes de esta andadura a la que queda aún camino por recorrer, el pasado 7 de mayo, cuando la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) entregaba más de 135.000 firmas a los ministerios de Sanidad y Hacienda exigiendo una correcta atención sanitaria a los pacientes con enfermedades graves; a finales del mes de abril, una delegación del sindicato de funcionarios llevaba las firmas al comisario europeo de Salud, Vytenis Andriukatis, para informar de los recortes en la atención sanitaria que estaban sufriendo los funcionarios, policías y militares españoles, dependientes del sistema de mutuas. En febrero, los sindicatos de funcionarios pusieron en conocimiento de tal situación a la Defensora del Pueblo, comprometiéndose su oficina a iniciar un procedimiento de urgencia ante las quejas recibidas en este sentido, garantizando así la continuidad asistencial de los pacientes con enfermedades graves que habían visto interrumpida su continuidad asistencial o demorados sus tratamientos.

En lo que se refiere a las cifras oficiosas apuntadas por eleconomista.es, Adeslas es la aseguradora más perjudicada por las tensiones derivadas del seguro de salud de los funcionarios. Consecuencia de todo el proceso, SegurCaixa Adeslas perdía más de 26.000 funcionarios debidos a los recortes de Muface, representando un 5% de sus pólizas, mientras que Asisa crecía un 2,29%, aumentando en más de 10.000 sus asegurados, y DKV un 4,74%, incrementando en más de 9.700 sus pólizas. El resto de los funcionarios que cursaron baja en Adeslas, pasaron a la sanidad pública.

La recuperación de la oferta de hospitales resulta ser, por tanto, una muy buena noticia para un colectivo que lleva varios meses consecutivos trabajando por recuperar unas prestaciones sanitarias relevantes, tras el recorte de la cartera de médicos y especialistas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies