Las cartas informativas sobre la pensión pública que no llevan a destino

Si como indican los estudios, los españoles no sabemos planificar nuestra jubilación, sería estupendo procurar estar lo más y mejor informados posible con el fin de actuar preventivamente y valorar la necesidad de disponer de complementos a la pensión pública.

En este sentido, la Seguridad Social apostaba a comienzos del 2014 por remitir una carta personalizada por correo ordinario a los cotizantes españoles. La carta recogería información relativa a las expectativas sobre la pensión de jubilación que se cobrarían durante la próxima década, siendo éstos los siguientes puntos recogidos en la misma:

  • la edad legal de jubilación que le corresponderá al trabajador si continuase cotizando al sistema hasta dicha edad;
  • la fecha a la que podrá acceder a la jubilación ordinaria;
  • los periodos de cotización necesarios para ello;
  • el importe anual y mensual de la pensión estimado en euros constantes calculado sobre 14 pagas.

Por tanto, el objetivo de las cartas personalizadas sería prestar la información necesaria a los ciudadanos para que estos puedan planificar económicamente su futuro. El Ministerio de Empleo advertía de que la información que se remitiría al ciudadano sobre sus futuros derechos de pensión tanto pública como privada, tendrían un mero valor informativo y orientador, por lo que en ningún caso generaría derechos ni expectativas de derecho a su favor, ni obligaciones o responsabilidades a las entidades que la emiten.

Así, durante tres años consecutivos la previsión consistiría en enviar antes de final del 2014 la carta personalizada a los mayores de 50, a partir del 2015 a los mayores de 40 años y a partir del 2016 a aquellos que acreditasen tener más de cinco años cotizados con independencia de la edad del trabajador.

¿En qué situación se encuentra el envío de las cartas? La iniciativa está parada. La primera remesa, los mayores de 50 años, integrada por 5,3 millones de personas, que tendría que haber sido remitida antes de que terminase el 2014 se ha quedado, al menos de momento, en el tintero.

Las posibles razones de su estado actual tiene varias versiones: por un lado, se alega la inconveniencia de su envío debido a las fechas cercanas de las próximas elecciones generales, siendo el posible contenido de las cartas desalentador. Como se ha venido diciendo desde diversos medios y reafirmando el Gobernador de Banco de España, Luis María Linde, la pensión pública no va a ser suficiente para los pensionistas, por los que ha invitado recientemente al ahorro como complemento a la misma.

Sin embargo, por otro lado, desde el Ministerio de Empleo y Seguridad Social se atribuye el retraso, no a la falta de oportunidad electoral, sino más bien a la necesaria información que se ha de ofrecer a los españoles, no solo desde el ámbito público, sino complementada con la derivada del sector privado. Según recoge elmundo.es: “hay que informar a los españoles no sólo de lo que le espera en el ámbito público, sino también en el privado y debe ser facilitada en términos homogéneos para que sea totalmente transparente”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies