La telemedicina comienza a implantarse en la España vacía

Según los últimos datos aportados por el Instituto Nacional de Estadística (INE), en España residen actualmente un total de 47.026.208 personas, una cifra histórica que, sin embargo, no ha conseguido solventar la paulatina despoblación a la que sigue enfrentándose el entorno rural.

A pesar de no ser un fenómeno reciente, la preocupación por, la ya conocida como “España vacía”, se ha incrementado durante los últimos meses, constituyendo a día de hoy, una de las principales líneas de actuación del nuevo Ejecutivo, y en concreto, de la ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

No obstante, la pérdida de población en el entorno rural no solo ha demandado la necesidad de desarrollar políticas orientadas a fomentar su repoblación, sino que, a su vez, exige garantizar a sus residentes el acceso a servicios esenciales. Es el caso de la sanidad, uno de los sistemas que más se ha visto afectado por estos flujos migratorios y que ha derivado en la ausencia de centros médicos y, por consiguiente, de profesionales del área de la salud en muchos pequeños municipios del entorno rural, provocando que el paciente tenga que desplazarse hasta otra localidad cercana. Si se tiene en cuenta que, la mayoría de las personas que residen en las zonas rurales son mayores, la situación se agrava todavía más, debido a que, por lo general, requieren una mayor atención médica que otros colectivos de edades diferentes. Es por ello, por lo que cada vez más diputaciones trabajan en implantar modelos como la telemedicina o la teleasistencia, con el fin de que los derechos de sus habitantes no se vean alterados por su lugar de residencia. Andalucía, es sin duda una de las comunidades autónomas que más está invirtiendo en el desarrollo de este nuevo concepto de medicina, habiendo anunciado recientemente su compromiso de finalizar el año con un sistema de telemedicina que, cuente con 20 especialidades heterogéneas.

Entre algunos de los proyectos más innovadoras se encuentra Tele-Ictus, ofrecido por hospitales de la Comunidad de Madrid y la Comunidad Valenciana, y que se presenta como una herramienta mediante la que poder tratar de forma rápida y eficaz al paciente, sin que este tenga que salir de casa, una vez que el tratamiento haya sido especificado.

Desde mutualidades como MUFACE, además de estar trabajando en el desarrollo de la telemedicina, han decidido implantar otras alternativas orientadas a mejorar la calidad de vida de las personas afincadas en pequeñas localidades, entre las que se encuentra su servicio de asistencia domiciliaria, dirigido a mutualistas que residan en regiones con menos de 20.000 habitantes.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies