La brecha salarial en el Día de la Mujer

En el 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, antes llamado de la Mujer Trabajadora, se toma mayor conciencia de temas como la desigualdad salarial por razón de género, los techos de cristal, la discriminación de la mujer en diversos ámbitos, entre ellos, el laboral.

Durante los días previo, los medios de comunicación se llenan de noticias, publicaciones acerca de la situación actual, informes, declaraciones, decálogos, marchas, huelgas o protestas que reivindican la defensa y cumplimiento de los derechos y libertades de las mujeres. Sin embargo, este es un problema que viven las mujeres todos los días, y que afecta a toda la sociedad de una u otra manera, y en la que hemos de tomar parte de forma corresponsable.

La brecha salarial es, probablemente, el tema del que más eco se ha hecho la sociedad en las últimas fechas. Cada vez es más visible y notable la diferencia salarial entre hombres y mujeres. Este problema se manifiesta en tres facetas fundamentales: en el ámbito privado, en la administración pública y, ello tiene su proyección finalmente, en las pensiones.

La brecha salarial en el ámbito privado

Según la Comisión Europea, la brecha salarial por cuestiones de género es “la diferencia relativa en los ingresos brutos medios de mujeres y hombres dentro de la economía en general”. Según esta definición, el Eurostat (noviembre 2017), sitúa la diferencia salarial en España en del 14,9 %. Sin embargo, el Instituto Nacional de Estadística (INE) sitúa el dato en la Encuesta Anual de Estructura salarial (publicada en junio 2017, aunque los datos analizados corresponden al año 2015), en torno al 22%. Según el INE “el salario medio anual de las mujeres fue de 20.051,58 euros, mientras que el de los hombres fue de 25.992,76 euros. El salario medio anual femenino representó el 77,1% del masculino. Esta diferencia entre la remuneración de hombres y mujeres se reduce si se consideran situaciones similares respecto a variables como ocupación, tipo de jornada o contrato, entre otras.”

>UGT, en su informe “La brecha salarial persiste porque se infravalora el trabajo de las mujeres” publicado con motivo del Día por la Igualdad Salarial (22 de febrero) analizó las diferencias en los datos. Según este informe, los datos del Eurostat solo incluyen “las empresas de más de 10 trabajadores. Deja fuera al 95,69 % de las empresas españolas. De las 3.236.582 empresas que hay en España, solo el 4,31%, 139.403 empresas tienen más de 10 trabajadores”.

La brecha salarial en la administración

Al igual que en el sector privado, la Administración también es ‘culpable’ de las diferencias salariales por género. Esta brecha se da en la cantidad retributiva, los permisos laborales y el acceso a puestos de mando.
Según datos aportados por CSIF, “la brecha salarial en la Administración asciende al 19%, donde las mujeres cobran de media 6.700 euros menos que los hombres”. En su informe se revelan datos como la brecha en los permisos que alcanza el 81%, o que solo un 18% de mujeres ha llegado a puestos de mando en la administración.

Los estudios llevados a cabo por este sindicato buscan atacar la raíz del problema. Le ley sobre igualdad salarial tiene ya 10 años y no hay un desarrollo parlamentario. Los datos con los que se cuenta son escasos pero hace evidente la segregación horizontal y vertical por sectores: “el problema para poder incidir está en la falta de datos” aseguró Mariam Mur, la secretaria nacional de Igualdad de CSIF el pasado 22 de febrero en rueda de prensa.
CSIF, además, ha llevado a tribunales esta desigualdad con el caso de María Ángeles Torres y Margarita Durán, dos sepultureras de la Línea de la Concepción (Cádiz) que denuncian cobrar desde hace cinco años “292 euros menos al mes” con un salario de 1040 euros. En la demanda, CSIF invoca el Artículo 35 de la Constitución Española, por el que se rechaza cualquier tipo de discriminación por razón de sexo en la remuneración del trabajador, y el artículo 28 del Estatuto de los Trabajadores sobre igualdad en remuneración por razón de sexo.
El objetivo de CSIF es que se haga visible esta desigualdad en la administración y que se lleve a cabo una regulación acorde ya que cada vez son más mujeres las que entran en la Administración. Piden que se favorezca la conciliación, lo que entienden como “uno de los obstáculos más importantes”, así como “que se lleve a cabo el cumplimiento del Plan para la Igualdad de la Administración General del Estado, aprobado por el Consejo de Ministros en 2015”.

La brecha salarial en las pensiones

“La brecha salarial de hoy supone la brecha de las pensiones de mañana”. El 12 de febrero de este año, UGT publicaba un informe en el que analizaba las pensiones desde la perspectiva de género: ‘El Sistema de Pensiones agranda la Brecha de Género’. En este se revelan datos como que la pensión contributiva de las mujeres es alrededor de un 37% menor que la de los hombres, lo que supone que perciban casi 6.000 euros anuales menos de media.
El cálculo de las pensiones se realiza con las cotizaciones a la Seguridad Social durante la vida laboral. A pesar de que el cálculo se realice de la misma manera independientemente del género, las mujeres se ven perjudicadas al tener una vida laboral con interrupciones (bajas, permisos de maternidad…), derivadas del cuidado de menores o personas en situación de dependencia.

Agrupaciones de diferentes ámbitos y sectores coinciden en la importancia de poner en valor la igualdad laboral, así como otros derechos de la mujer. Sindicatos y fuerzas políticas reclaman un ley efectiva de igualdad salarial que acabe no solo con la brecha económica, sino también que elimine los techos de cristal, que favorezca la conciliación y que acabe con la discriminación por razones de género.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies