El Tribunal Supremo se pronuncia sobre las pensión de viudedad

Siguiendo los nuevos criterios del Tribunal Supremo, la Seguridad Social ya paga la pensión de viudedad a divorciados y separados acreedores de una pensión “con naturaleza compensatoria”.

Hasta principios de año, en la Ley General de la Seguridad Social (LGSS), el derecho a la percepción de la pensión de viudedad estaba condicionado a que las personas divorciadas o separadas fueran acreedoras de la pensión compensatoria strictu sensu a que se refiere el artículo 97 del Código Civil (CC). No obstante, mediante sentencia dictada el 29 de enero de 2014, en recurso de casación para la unificación de doctrina con respecto a la interpretación del artículo 174.2 de la LGSS, expresa el Tribunal Supremo (TS), que en muchas ocasiones los conceptos utilizados en los convenios reguladores de separación o divorcio no siempre califican de forma jurídicamente “estricta” la pensión como compensatoria.

Más bien se utiliza una “terminología variada y equívoca” sobre las obligaciones que asume uno de los cónyuges frente al otro y también frente a los hijos. Y es que, apunta el tribunal, se constata que los conceptos empleados para determinar las prestaciones económicas que se satisfacen como consecuencia de la disolución del vínculo matrimonial mediante disolución judicial, generan confusión al tratar de identificarlos.

El posicionamiento del TS ante esta situación ha sido claro. Ante el “panorama de pensiones innominadas”, establece que no cabe una “interpretación literal” en la fijación de la pensión compensatoria como requisito para acceder a la prestación de viudedad, sino que se ha de acudir a una “interpretación finalista” sobre el otorgamiento de aquella. Tal y como recoge la sentencia en cuanto al hecho concreto enjuiciado, “el único hijo mejor de la pareja no convivía con ella -la madre- incluso desde antes de la separación judicial de los cónyuges, circunstancia pues, no ignorada por el esposo”, por lo tanto, la cantidad era en “beneficio exclusivo de la actora”.

Por consiguiente, lo relevante para acceder a la pensión de viudedad es que “en el momento del fallecimiento, el supérstite sea acreedor de cualquier suma periódica a costa del causante, sea cual sea la denominación dada en su atribución, y con independencia de la naturaleza jurídica de la misma”.

Para el órgano, la naturaleza de una pensión periódica, con independencia de su denominación, estriba en la dependencia económica de un cónyuge hacia el otro, y también en si esa situación se mantenía en el momento del óbito (momento de fallecimiento). Por eso, al verse “truncada” la pensión compensatoria por la muerte del deudor, ésta ha de sustituirse por una pensión de viudedad que la compense.

En definitiva, lo que ha pretendido el TS mediante la referida sentencia no es sino a ceñir “el derecho a la pensión de viudedad de quienes estaban separados o divorciados del causante a los supuestos en que la muerte pone fin a la fuente económica que el fallecido representaba”, siendo así que esa identidad de razón se dará cuando el solicitante de la pensión acredite que era acreedor de pensión compensatoria a que se refiere el art. 97 del CC a cargo de aquél, con independencia de su denominación.

Pregunta Parlamentaria al Gobierno

Por su parte, el Gobierno dio respuesta a una pregunta formulada por Carles Campuzano, portavoz de Empleo de CiU en el Congreso en relación al asunto, indicando que el fallo estima que la LGSS “exige que la viuda sea acreedora de una pensión compensatoria, no que se encuentre efectivamente percibiendo la misma, ya que de ser así se hubiera hecho constar expresamente. Por tanto, basta con que se le reconozca ese derecho, a pesar de no percibir la pensión ni haber emprendido acción alguna para su cobro, ya que eso no implica haber renunciado a la misma”.

Más información

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies