Día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo

En 28 de de abril se celebra el día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo. En el marco europeo se ha puesto en marcha recientemente la campaña “Trabajos saludables en cada edad” poniendo el foco en el cuidado de los profesionales en cada etapa y momento de su vida activa, desde el inicio con los más jóvenes, hasta las edades más maduras. La campaña, iniciada el pasado 15 de abril por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA) en colaboración con la presidencia neerlandesa de la UE, destaca el papel del trabajo sostenible y el envejecimiento saludable poniendo de relieve los beneficios que proporcionan tanto la seguridad, la salud laboral y el trabajo sostenible para los trabajadores, empresas y sociedad en general.

Cuatro son los objetivos marcados en el periodo 2016-2017:

  • promover el trabajo sostenible y el envejecimiento saludable desde el comienzo de la vida laboral;
  • subrayar la importancia de la prevención de riesgos a lo largo de toda la vida laboral;
  • ayudar a trabajadores y empresas (incluidas las pequeñas y medianas empresas) mediante la oferta de información y herramientas para la gestión de la seguridad y salud laboral en el contexto de una población activa que envejece;
  • facilitar información e intercambiar buenas prácticas.

Por su parte, la Organización Internacional del Trabajo (OIT), con motivo del día Mundial de la Seguridad y Salud en el Trabajo, posiciona el estrés en el ámbito laboral como núcleo de su campaña, y es que, según las investigaciones realizadas sobre la materia, el estrés asociado al ámbito laboral se ha disparado desde los años 90 derivado de la inmediatez que requiere el trabajo actual o la gran competitividad existente entre los profesionales y empresas. El estrés está asociado también a las elevadas expectativas de rendimiento o las largas jornadas de trabajo.

Todo ello tiene un efecto e impacto contraproducente sobre las personas, de hecho, según recoge el estudio, las investigaciones muestran claramente que existe una conexión entre el estrés relacionado con el trabajo y los trastornos de la salud, tanto físicos como mentales. En el lugar de trabajo, esto se traduce en un mayor absentismo y presentismo, relaciones de trabajo perturbadas, reducida motivación del personal, menor satisfacción y creatividad, aumento de la rotación del personal, traslados internos y reconversión, así como una imagen pública degradada. Como no podía ser de otra manera, todo ello tiene impacto en la productividad, los costes directos e indirectos de la empresa y su competitividad.

Así, tanto la campaña de la OIT “Estrés en el trabajo: un reto colectivo“, como la desarrollada por la EU-OSHA, pretenden concienciarnos de la problemática existente, pero también del partido que cada uno ha de tomar por, en la medida de sus posibilidades, tratar de mejorar una situación que, de una manera u otra, a todos nos afecta.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies