De cómo el empleo está viviendo, por el momento, de las pensiones

Los ingresos del sistema de la Seguridad Social derivados de las cotizaciones sociales han aumentado un 1,1 %, (183 millones), en los dos primeros meses del año respecto al mismo periodo de 2014, situándose en 16.714 millones de euros. A ello hay que añadir que también se ha producido un incremento del número de cotizantes ( 459.519), lo que representa un 2,8 % más que en el mismo periodo de 2014.

Si bien es cierto que cualquier aumento en estas cifras resulta positivo, no podemos por menos fijarnos en la disparidad de los porcentajes mencionados ante lo que cabria plantearse cuál es la causa de ello, es decir, si el número de cotizantes ha aumentado un 2,8% cómo es posible que los ingresos del sistema solo aumenten un 1,1%.

La respuesta, aunque sencilla, no deja de ser algo inquietante. Se trata del efecto que el Real Decreto-Ley 3/2014, de 28 de febrero, ha provocado al aprobar una tarifa reducida para las cotizaciones sociales por contingencias comunes.

Las medidas que el Gobierno ha llevado a cabo para fomentar el empleo están cumpliendo su objetivo pero no están aumentando las cotizaciones al sistema al mismo ritmo que se van generando los puestos de trabajo. Ello supone, por lo menos por el momento, que aunque aumentan el número de personas que están generando su derecho a una futura pensión, no lo hacen al mismo ritmo la recaudación para hacer frente al pago de las pensiones. En este sentido se podría afirmar que es como si se estuvieran pagando las políticas relativas al fomento del empleo con cargo a las pensiones, algo que si bien por el momento “nos podemos permitir” gracias a la hucha de las pensiones, resultaría del todo inasumible a largo plazo.

Es de esperar, y a buen seguro es lo que pretende el Gobierno, que el aumento en el número de personas empleadas acelere la economía, y que cuando estas medidas de reducción de las cotizaciones lleguen a su fin se siga creando empleo y crezcan las cotizaciones al sistema. Sin embargo, existe cierta incertidumbre sobre el efecto que la reducción de salarios provocada por la crisis tendrá sobre las bases de cotización aplicables a estos nuevos trabajadores.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies