Aunque las pensiones se seguirán pagando hay que repensar el sistema de las pensiones

El pasado día 20 de octubre El Mundo y Expansión organizaron la jornada: “Pensar (en) España. La Sostenibilidad de las pensiones“, cuyo acto de apertura contó con la intervención de Fátima Báñez, Ministra de Empleo y Seguridad Social. La Ministra en funciones se refirió, siendo uno de los aspectos que más atención ha suscitado en medios los días sucesivos, a la posibilidad de compatibilizar el cobro de la pensión al 100%, con un trabajo (la actual normativa permite compatibilizar el trabajo y la pensión, percibiendo el 50% de la misma).

Se trata de una opción que ha generando opiniones divergentes en diversas instituciones y personalidades. Mientras que para algunos resulta una fantástica opción en favor de envejecimiento activo, para otros resulta un despropósito prolongar la vida laboral de personas que han cubierto esta etapa, habiendo tantos jóvenes que no tienen empleo. Una opción, por tanto, de la que derivarían más problemas que soluciones.

Para poder compatibilizar trabajo y pensión en éstos términos, opción a la que no pueden acceder los funcionarios, habría que tener derecho a la pensión completa. Es decir, tener una carrera de cotización de 35 años y cuatro meses este año (este requisito irá creciendo progresivamente hasta que en 2027 alcance los 38,5 años) y haber accedido a la jubilación a la edad ordinaria -65 años y cuatro meses desde enero-.

La información anunciada por la Báñez en el foro del pasado 20 de octubre no es novedosa, representa un paso más a lo que comenzó a gestarse el abril pasado. El Grupo Parlamentario Popular presentó en el Congreso una Proposición no de Ley sobre la mejora de la compatibilidad entre la pensión de jubilación y el desarrollo de una actividad laboral o profesional remunerada ya sea ésta por cuenta propia o por cuenta ajena (pág. 25 y ss.). Según la Proposición no de Ley a la vista de los datos “… sería conveniente estudiar la posibilidad de reformar la denominada jubilación activa con la finalidad de comprobar si es factible la compatibilidad entre la actividad laboral con el percibo del 100 por 100 de la pensión de jubilación y cuáles deberían de ser los criterios que tendrían que aplicarse para poder optar a dicha compatibilidad”. A ello se refería asimismo el presidente del Consejo General de Colegios de Habilitados de Clases Pasivas, en la tribuna publicada el pasado 4 de agosto: Hacia la compatibilidad de la pensión y el trabajo, la cual aborda un panorama amplio de la compatibilidad e incompatibilidad y los diferentes supuestos. A ello se ha de sumar el caso del Régimen de Clases Pasivas, asunto abordado por el abogado y habilitado, Pedro J. Abelenda Ruz, quien redactó un completo artículo en el que se refirió de manera extensa a las condiciones de este supuesto.

En esta ocasión, el PP se reafirma en la propuesta mencionada por la Ministra y que recoge su web, “las pensiones están garantizadas ahora y en el futuro“. No falta razón en esta afirmación, ya que es la Constitución Española la que las garantiza en el artículo 50. Sin embargo, que las pensiones estén reconocidas constitucionalmente, no quiere decir que permanezcan inalterables de forma indeterminada. Las condiciones evolucionan en atención a los cambios, y la crisis de hace unos años, pone de manifiesto ahora las carencias y recoge los frutos que nos está dejando, lo que implica que si bien las pensiones se seguirán pagando, es urgente repensar el sistema que las sostiene.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies